Skip to main content

 El inicio de clases en las facultades públicas y privadas expuso otra vez la carencia existente de departamentos en alquiler. Como cada año, miles de estudiantes buscan en la UNR la posibilidad de cursar una carrera en la universidad pública y para aquellos que no son de Rosario, conseguir una vivienda es un desafío. El retorno a las clases, sumado a la escasez existente de inmuebles en locación generaron un efecto de altísima demanda que impactó con la muy poca oferta existente. 
Por otra parte, también cambiaron las tendencias, los estudiantes ya no ven a la pensión como una solución habitacional al momento de optar por alternativas. Según el relevamiento realizado por el Observatorio Económico y Social de la UNR realizado en 2021, solo el 7,73% de los estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario vive en una pensión o en pensión estudiantil.  El 81,37% de los estudiantes universitarios vive en departamento, mientras que el 5,29% vive en casa de pasillo y un 4,15% lo hace en casa  común. Los cambios de costumbres en el alumnado es un reflejo que ya puede observarse a través de las estadísticas de la propia universidad. En la actualidad un estudiante prefiere pagar la diferencia existente con un departamento que ir a alquilar una pensión. Según la Dirección de Habilitación del municipio, hay 103 espacios de alquiler temporario, entre hospedajes y pensiones (68 casas), hostels (25) y alojamientos que funcionan como residencias estudiantiles (10).

En la actualidad el valor de una pensión, dependiendo los servicios, muchas veces se acerca a los valores de alquiler de un departamento antiguo y de escaleras.  Acorde a los resultados de la encuesta, es llamativa la baja proporción de estudiantes que durante 2021 declara vivir en pensiones estudiantiles. De realizarse un ejercicio simple de extrapolación al resto de la población general, el número de estudiantes que utilizaría esa forma de residencia resultaría bajo. No obstante ello, la actual gestión de la UNR viene trabajando activamente en políticas que fomenten la creación de oferta de nuevos espacios donde los estudiantes puedan vivir. Durante el 2022 con la apertura en el centro rosarino de un hotel que fue reconvertido a pensión estudiantil y a la vez con otros proyectos similares que están en proceso de ejecución. No obstante ello, la demanda supera a la oferta existente.  

En Argentina, hay segmento de público que durante su vida ahorró para que al momento de jubilarse, comprar un departamento como complemento de su jubilación para luego ofrecerlo en alquiler. Es allí donde radica la problemática cuando muchas veces los propietarios optan por descapitalizarse retirando sus inmuebles de alquiler para ponerlos a la venta bajando así la oferta de departamentos en alquiler.
En relación a la convivencia que llevan adelante los estudiantes en los inmuebles, previo al proceso de búsqueda de alquiler, los inquilinos disponen de un presupuesto que les indica cuánto pueden gastar y, por ende, si deben compartir gastos con otro inquilino. El 34,83% del alumnado vive solo, en tanto que 24,08% lo hace con al menos un amigo/a o compañero/a. 

En diálogo con el CI Andres Gariboldi, presidente de COCIR no dudo en afirmar que “en esta época del año siempre hay una fuerte demanda. Rosario es una plaza que eligen muchos estudiantes que desarrollaron su vida en localidades con un alto perfil agropecuario.Hoy esas localidades no están pasando un buen momento por la sequía y la inestabilidad económica, pero más allá de eso, al momento de priorizar la educación de sus hijos, siempre priorizan que puedan estar cómodos mientras transitan sus estudios”.
“La demanda concentrada casi en su totalidad en monoambientes y departamentos de un dormitorio. En materia de monoambientes, es muy difícil conseguir algo menor a los $40.000. Si hablamos de departamentos de un dormitorio, estaríamos en el orden de los $50.000 y $55.000. Las zonas que más se eligen, tanto para el alquiler como para la compra, es el área de salud donde están las universidades de medicina, odontología, y otras. Esto está cerca de la Terminal de Ómnibus y la zona de la ciudad universitaria, más conocida como La Siberia, barrio República de la Sexta, indicó el presidente de COCIR

Por otra parte, remarcó que “estamos sumamente escasos en lo que respecta a la oferta y eso es algo que nos preocupa realmente. Hubo una mejora en las ventas y eso se ve reflejado en el incremento de las escrituras comparando 2022 contra 2021 con un aumento del 9,6%. Un gran porcentaje de esas escrituras tiene que ver con el público estudiantil. En materia de ventas, podría decirte que el monoambiente para estudiantes es lo que más se está vendiendo. Están en el orden de los u$s 35.000, en u$s 30.000 también se puede encontrar. Los monoambientes a estrenar rondan los u$s 45.000. Estamos notando una mayor demanda de aquellas personas que quieren mandar a sus hijos a estudiar y quizás cuentan con un ahorro previo, analizan la posibilidad de compra para evitar una erogación de 5 o 6 años que dura una carrera, explicó Gariboldi.

Por C.I. Diego Ferreyra

Deja un comentario